fbpx

Una de las preguntas que me han hecho más a menudo acerca de la profesión de Hipnoterapeuta es: ¿Es necesario tener un don especial o un carácter especial? Antes de enumerarte diez cualidades para ser un buen hipnoterapeuta te voy a contar algo:

Si os sirve como ejemplo os diré que yo, cuando empezaba a realizar hipnosis a mis catorce años era vergonzoso, ensimismado e introvertido. De hecho, mi padre me decía (creo que para que yo mejorara en comunicación) que jamás me dedicara a nada donde tuviese que hablar y relacionarme con personas, porque yo era muy malo hablando, comunicando. Os puedo asegurar que hoy en día, si algo creo que hago bien, es comunicar. ¡Gracias papá! En definitiva, no tenía ningún poder y mucho menos ningún don. Sin embargo, tenía cosas a mi favor y otras que mejoraría con el tiempo y la intención de cambiar.

Audentes fortuna iuvat “La fortuna ayuda a los audaces”
(Virgilio, Eneida, 10, 284)

Déjame que te cuente, lo que yo considero esencial como cualidad para ser un buen hipnoterapeuta.

1ª Tener muchas ganas de aprender a realizar hipnosis para ayudar a otros.

Este es, por así decirlo, el motor de nuestro aprendizaje. A partir de ahí, empieza todo el proceso.

2º Saber, que lo que pueda hacer otro lo puedes hacer tu también.

En mi familia, eso fue un mantra que se nos repitió hasta la saciedad. Ser audaz, pues la suerte acompaña a los audaces.

3º Poner una emoción de felicidad cuando estás aprendiendo una técnica,

Básicamente “estar ilusionado” con el aprendizaje. Cuando caía una técnica en mis manos, me la miraba y leía una y otra vez hasta que la aprendía a fondo con la ilusión de poderla practicar entre mis amigos.

4º y 5º Entonces dos cualidades importantísimas son la paciencia y la perseverancia

Te llevarán a realizar prácticamente lo que quieras en esta vida, y por supuesto, a aprender hipnosis.

Para poder hacer hipnosis enfocada en los demás, o sea, hipnoterapia, es necesaria otra cualidad importante, y es la vocación por ayudar.

Eso te llevará a niveles excelentes en esa tarea. Para mí, poner el corazón en la hipnosis, es lo que marca la diferencia entre hipnotizadores normales o mediocres y los excelentes. Estos últimos llegan mejor a comunicar con los demás. Y cuando se trata de ayudar a las personas, se hace más imprescindible.

Otra buena cualidad es comprender las limitaciones de las personas que acuden a nosotros así como nuestras propias limitaciones.

Es importante saber encajar los errores o fracasos como algo inherente al aprendizaje. Aprender de nuestros errores es, por tanto, otra muy buena cualidad.


Realizar todo aquello que se requiera para poder hacer hipnoterapia y no tener miedo a superar nuestros propios límites.

He realizado trances en medio de una discoteca, con la música muy fuerte y rodeado de luces, o en un bar, en las mismas condiciones, y no ha habido ningún problema en conseguir el trance, cuando lo normal era que lo hiciese en condiciones de tranquilidad y silencio.


9º Saber ponerse en el lugar de la persona sin juzgarla.

Es entrar en el mundo de esa persona para saber como le podemos ayudar teniendo en cuenta sus valores para después volver a nuestro mundo.

10º Una vez hemos finalizado la consulta y se va el paciente, confiar en nuestro trabajo realizado y en el de la persona.

Olvidar todo lo hablado y lo que ha ocurrido en esa sesión, es una buena manera de mantenernos centrados psicológica y emocionalmente.

Espero haber contribuido un poco a clarificar la idea que se tiene acerca de la hipnoterapia con las diez cualidades de un buen hipnoterapeuta. Si te llama la atención y te quieres animar a entrar en este maravilloso mundo de la hipnoterapia solo tienes que contactar conmigo por aquí o por mi redes sociales como facebook, instagram o youtube.

Abrir chat