fbpx

Cuando empiezan las relaciones de pareja, está todo por descubrir del otro, con la presunción de que todo será maravilloso. Así, que vamos calificando todo lo que vamos conociendo de nuestra pareja, como positivo, o muy poco negativo. El declive de las relaciones comienza con la incomunicación, debido a algún hecho que nos ha sentado mal, y la propia incapacidad de expresar bien nuestros sentimientos y necesidades, y tal vez también, nuestra incapacidad para entender el comportamiento del otro, y nuestro orgullo en no dar nuestro brazo a torcer. Al final, ante la incomunicación, usamos la “adivinación”, pero cargada con nuestros peores miedos e inseguridades, así que hacemos inferencias equivocadas de las intenciones del otro. Las tomamos como ciertas, y basamos nuestras decisiones en ellas.

La ruptura, se consuma con ese “tren” de pensamientos equivocados!

Comunicad, es lo que te hará feliz!