fbpx

Desde jovencito, estuve estudiando libros de hipnosis que me aseguraban que teníamos un poder sobre los demás: ” la voluntad”. Además, eso es lo que debía hacer creer un hipnotizador, a todo aquel que quisiese hipnotizar. Hoy en día, sabemos que eso no es cierto. Lo realmente cierto, es que todos, incluido yo, podemos dejarnos guiar, hacia un estado especial de consciencia, donde la palabra, y lo que significa, adquieren una fuerza extraordinaria, que nos ayuda en nuestros “cambios”. Dejemos a un lado la idea de “poder”, y asumamos poder desarrollar técnicas y estrategias efectivas, para ayudar a los demás!